Skip to content

{ 23- XII }[ Nosotros ] Yo…Todos

by en 23/12/2015

Hola optimistas:

Sí, últimamente mi presencia en el blog, brilla por su ausencia. Pero ni mucho menos eso significa que estoy alejada de optimismo…de sentirlo.

Esta vez y, como último tema a tratar en los post temáticos que este año os hemos ofrecido, el jefe nos ha propuesto escribir sobre lo que para cada uno de los colaboradores de este blog ha supueso el año que acaba, así como lo que esperamos del nuevo que está ya esperando a entrar.

Creo que ha sido un año en el que muchos de los sucesos que han ocurrido han inclinado en más de una ocasión la balanza hacia el más absoluto de los pesimismos. Hechos que si bien han podido ocurrir a muchos kilómetros de nuestras residencias, nos han “tocado” tan hondo y tan cerca como si de nuestra misma piel se tratara.

Han seguido ocurriendo otras cosas que ya venían sucediendo desde años anteriores, algunas ellas de demasiados años anteriores. Situaciones que, por algún motivo (y quiero creer que no por simple interés económico), parece que sólo se hace visibles en estas fechas navideñas y de fin de año.

Pero estoy segura que también ha sido un año en que muchas personas han sonreído por primera vez desde hace mucho tiempo, bien porque han vencido enfermedades graves, porque han encontrado empleo, porque han descubierto una fórmula que ayudará a disminuir algún tipo de desgracia, porque han visto a un ser querido al que hace años que no veían…

En resumidas cuentas,  porque han encontrado momentos felices, momentos optimistas.

En lo que a mí se refiere supongo que me ha pasado como a todos, es decir que ha habido bueno y menos bueno. Pero aprovechando que hay que hacer balance y animada por el post que ha escrito el jefe sobre la lotería además de por una preciosa luna que veo hoy desde casa, me voy a quedar con lo bueno. Con la suerte que tengo en la vida.

Sí, suerte por ejemplo de poder contemplar esa luna desde la tranquilidad de una casa, sin ruidos de bombas en la calle ni de llantos de niños que mueren de hambre.

Suerte de poder despertarme todos los días en una cama, en lugar de en cualquier esquina de la calle a merced de la indiferencia de los que pasan (mos) alrededor de un mendigo.

Suerte de contar con agua corriente en un grifo, sin necesidad de hacer muchos kilómetros para conseguirla.

De tener un trabajo y no tener que emigrar en busca de empleo y una vida digna.

De haber conocido a gente maravillosa y de tener gente que me aprecia y a la que aprecio.

Y así un largo etcétera.

En lo que se refiere a mis deseos para el año que está en puertas, tampoco creo que sean muy diferentes al resto. Lo puedo resumir en una frase.

Quiero lo mejor para todos, precisamente porque quiero lo mejor para mi. Puede que parezca difícil de entenderlo pero en mi opinión es lo más fácil si tenemos en cuenta que nadie es más que nadie (por muchos bienes que posea).

UFFFFFFFFFFF . Sí os dejo que digáis 7 veces uffff, después de este post kilométrico jajaja.

Sé que la expresión con palabras de lo que pienso no es ni de lejos lo mío jajaja, por eso os voy a dejar una canción que creo resume un  poco parte de lo que deseo para el próximo año.

Lo demás ya os lo iré contando 😛

Ojalá llegue algún día en que basten un par de canciones  🙂

Bruja 🙂

 

 

 

 

 

 

Anuncios

From → Diciembre, Personas

5 comentarios
  1. gustavomedellin permalink

    Aquí es medianoche, han transcurrido solo unos minutos del 23 de diciembre y, antes de irme a dormir, he disfrutado este post brujeril que, para mi, ha sido breve; he tomado un momento de calma para escuchar la canción de Eros Ramazzotti y luego he escuchado con emoción intensa la versión en que lo acompaña Luciano Pavarotti (que de modo automático sonó a continuación).

    Solo diré una cosa más, que parece muy presuntuosa, pero como estoy entre amigos no temo sonar tal: este año he sido muy feliz. No hago balance de cosas buenas y no tan buenas, porque todo lo sucedido ha formado parte de esa misma felicidad y solo puedo, por ello, dar gracias a la vida. Si esta noche ha de ser mi turno para morir, ya me iré tranquilo.

    Me gusta

    • Así es Gustavo, todo forma parte de lo que la vida nos regala y un regalo siempre hay que agradecerlo y a la vez intentar disfrutarlo al màximo hasta que sea el momento final.
      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Pues no sé muy bien qué escribir yo ahora… Has resumido estupendamente la fortuna de este rincón del mundo.

    Que el año que viene, siga.

    Me gusta

    • Si, que siga pero, además, que no se nos olvide que todos tienen derecho a esa fortuna en este rincón del mundo o en cualquiera.
      Que no sea por nuestra “indeferencia” que no se pueda ir consiguiendo 🙂

      Me gusta

  3. Os quiero un montón compis! :3

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: