Skip to content

{ 28 – IV } [ Inteligencia envasada ] Robots para la salud

by en 28/04/2015

No hay semana en que algún medio popular y leído no venga con noticias y artículos en torno a esos entes un tanto difíciles de definir que llamamos, a falta de algo mejor, “robots“. Diríase incluso que el Mercado nos quiere orientar, vía una de sus mejores fuerzas, la Publicidad, a la aceptación de esa figura y quién sabe si las “manos invisibles” que, dicen, lo controlan, no tendrán un cerebro detrás que avance incluso el advenimiento de la singularidad.

Nos estén “preparando” o no fuerzas invisibles propias del meme “conspiranoico” y de las mismas novelas de ciencia-ficción donde hasta ahora tenían mejor cabida los autómatas, cyborgs, robots, etc., máquinas conteniendo de forma permanente o temporal instrucciones que en conjunto podríamos llamar “dosis de inteligencia” (envasada) pueblan cada vez más la realidad de más personas, y cada vez más -fíjate en el título de este blog- en el haber de sus sueños que en el debe de sus pesadillas.

En este post de hoy voy a poner sólo tres ejemplos de cómo los robots -si se me permite la generalización- no sólo llevan adonde un ser humano no puede ir parte de su “inteligencia”, sino que se nos convierten en herramientas físicas y sociales para nuestros diversos “campos de mejora”.

  • Hay tareas humanas donde la ciencia y el arte, la teoría y la práctica se entrecruzan. La Medicina y la inyección de agujas son paradigmáticas. Concretamente para la segunda se sabe que la pericia de los profesionales no es siempre suficiente, y hay un porcentaje elevado de complicaciones cuando se habla de pediatría o de catéteres y vías, que van del típico dolor y posterior moratón a problemas cardíacos. A los humanos nos falta precisión mecánica y una parte enorme del espectro electromagnético se nos escapa por completo. Así pues, diversas empresas recientemente creadas están explorando sistemas automatizados que, guiados por una persona, aprovechan la precisión quirúrgica de una máquina con sensores susceptibles a los infrarrojos o,como en este artículo que me ha inspirado, los ultrasonidos.
  • El ser humano es demasiado grande, tanto que ha descubierto que algunos de sus problemas tienen raíces submicroscópicas… y está empezando a crear máquinas que le hagan el trabajo sucio “allá dentro”. La nanotecnología tiene potenciales inimaginables, y los científicos están empezando apenas a vislumbrar algunas posibilidades.Así, algunos han revestido una espora de una bacteria con una “armadura ligera” de puntos cuánticos de grafeno y electrodos para que actúe de sensor de humedad, mientras que otros están construyendo máquinas nanométricas que puedan saltarse barreras biológicas en el cerebro y entregar medicación allá donde se necesita y no se puede o es muy costoso acceder. Ver.
  • Cuando oímos la palabra robot no se nos viene a la mente un accesorio médico como en el primer caso o una máquina biomolecular como en el segundo, sino que nuestras mentes caerán casi seguro en el androide humanoide prototípico. La Ciencia no tenía ninguna obligación de seguir las meditaciones de la ciencia-ficción, donde el robot humanoide campa a sus anchas con la libertad propia de su inteligencia (artificial) pero lo ha hecho, y en su camino ha descubierto que fabricar remedos humanoides de interacción parece que avanzada,pero en realidad muy limitada,ayuda, y mucho, a personas para las que la interacción social es una fuente de tensión psicológica. Y la Medicina y la Educación lo están explotando, como nos cuentan desde Alzira (Comunidad Valenciana).

 

Anuncios

From → Abril, proyectos

One Comment
  1. gustavomedellin permalink

    En el campo de la medicina las opciones futuras son muchas y bien sorprendentes, pero ello se debe, en buena parte, a que la medicina es una de las ramas que en forma màs temprana y con menos prejuicios ha adoptado toda clase de autòmatas (baste, para un ejemplo, visitar una sala de cuidados intensivos de cualquier hospital).

    En lo que toca al presente, soy admirador de http://www.davincisurgery.com

    Y a propòsito recuerdo lo que planteaba hace ya algunos años a mis alumnos de derecho, criticando la reticencia de las universidades y el gremio de abogados en general, a confiar en los sistemas expertos para aplicarlos en el àrea penal, con el argumento de que no era conveniente confiar a un autòmata la libertad de una persona, cuando ya en ese momento era lo màs comùn que de los autòmatas dependiera la vida de una persona en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales. Por eso la medicina va adelantàndose a las necesidades de la sociedad, mientras el derecho va retrasado de ellas, a gran distancia.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: