Skip to content

{ 3 – I } Cooperar para cambiar el modelo

by en 03/01/2015

Lo primero, ¡feliz año nuevo,estimada persona ahí delante!

Escribo desde Guipúzcoa, una provincia española privilegiada diría que casi en demasiados sentidos. Uno de ellos es el económico, y aunque yo no me salga del 99% arquetípico de guipuzcoanos “económicamente estadísticamente normales”, tengo la doble fortuna de trabajar y de hacerlo en una institución pública.

Ahora que las fanfarrias gubernamentales quieren meternos la supuesta recuperación por los oídos, hay que reconocer una cierta mejor situación en Guipúzcoa que en otras partes de España. A quien lo vea, entiendo que eso le puede hacer reflexionar en alguno de varios ejes. Yo quiero presentar aquí uno que tiene que ver con la Historia reciente y con nuestros comportamientos individuales.

Si es verdad que la situación mejora, también lo es que los perjudicados por el sistema crecen en número, y que al mismo tiempo que pensamos que crecemos nos olvidamos de los problemas que siguen estando ahí, agravándose quizás.La dependencia, la edad de la población, la lógica llegada de personas más pobres y quizás sin arraigo familiar ni hasta lingüístico, las enfermedades crónicas, raras, asociadas al modo de vida, a la genética o a la mera mala suerte o, sobre todo, los problemas que han provocado los recortes sociales, económicos y de derechos, la pérdida de estos mismos para cada vez más y más diferentes grupos de personas…

Son mil posibles caminos por los que nuestra sociedad puede cambiar a peor, y la crisis en que seguimos creo que ha tenido el efecto -no me atrevo a decir positivo- de plantárnoslos en nuestra cara a pesar de todos los otros lados hacia los que mirábamos. Y aquí quizás más que en otros sitios pienso que tenemos una oportunidad más y mayor de cambiar el modelo si es verdad que estamos mejor: invertir en solidaridad y en causas que apelen a nuestro corazón.

Son fechas éstas en que la muy burguesa Guipúzcoa prepara sus inversiones en jubilación para el siguiente año. Con lo anterior en mente solicité en mi sucursal bancaria las entidades de cooperación que trabajan son la caja de ahorros, y el resultado fue una lista de casi cien. Y seguramente no cubrirán la simple lista de problemas de nuestra provincia. No quiero alargarme más ni incitar a la colaboración con nadie en particular (si pudiera ¡con todas!), pero te animo a que te lo pienses.Si puedes todo lo que puedas dar será bien recibido y habrás hecho una inversión con rendimientos mucho mayores que los fiscales: una sociedad con menos problemas será más capaz de ayudarte si caes en una mala casilla del juego de la vida.

¿Cómo cambia exactamente esto el modelo? Contigo, conmigo,con una persona, muy poquito, claro. ¿Pero con unos miles?¿Con decenas de miles dando unos euros cada mes? Creo que algo más que poco. Serán unos cuantos euros al año que no dejaremos inmóviles en un banco, que no dedicaremos al consumismo -por más que algo de consumismo sea necesario para mantener empleos ay-, o que no podremos añadir a la masa especulativa de la economía financiera que es la que nos ha arruinado. Más importante aún, será dinero efectivamente destinado a mejorar la vida y aminorar los problemas de personas concretas. Más personas activas en una sociedad la hacen mejor, se mire por donde se mire.

Quizás otro día hablemos también de cómo ayudar lejos, a causas globales que amenazan nuestras sociedades tanto como la pobreza pero desde direcciones inusitadas.

 

Anuncios

From → Enero

Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: