Skip to content

{ 11 – X } La escala de optimismo, por Rojas Marcos

by en 11/10/2014

Me ha gustado este artículo citando al psiquiatra Luis Rojas Marcos..

Estoy de acuerdo en que el optimismo es un “gatillo” que nos lanza a la acción y que sólo si no vemos que hay algo que se puede hacer, resulta que efectivamente no lo hay y la única “salida” es la resignación.

El título del post se refiere al sistema que propone el psiquiatra en el artículo para ver cuán optimista es uno, o por ponerlo en mis palabras, cuán optimista estoy.Porque me da la impresión de que a veces el clima exterior y el interior se confabulan para bajar esa escala del cinco.

A ver:

– Cuando pienso en el futuro, ¿creo que lo que deseo va a ocurrir?

Si me ciño a lo que depende exclusivamente de mí, hay una cosa que sí (aprobar), de modo que por ahí, 10, pero otra que la veo más difícil (adelgazar): 5. Media,7.5, (No hay que profundizar mucho en los sistemas sencillos, como preguntarse sobre la dificultad intrínseca de cada proyecto).

– Contabilizar experiencias positivas y negativas de veinte recuerdos.

Entre fracasos sentimentales y pérdidas personales no llego a diez recuerdos negativos fuertes, y sí cuento con alegrías suficientes que, como la vegetación tras un incendio, van colonizándome. Pongamos por tanto otro 7.5.

– Cuando pasa algo malo, ¿tiendo a pensar que es culpa mía?

Me vais a permitir que me presente como quien nunca ha roto un plato (lo cual no es estrictamente verdad, una vez se me cayó uno… pero no fue culpa mía). Por un lado, tiendo a buscar causas “físicas”, relaciones de causa y efecto y huyo de conclusiones fáciles. Pero por otro, si el sistema global en el que ocurre el desastre no me las ofrece, puede que, en efecto, me descubra -sólo para mí- como presunto culpable. Dejemos esta nota en un 3.

7.5 + 7.5 + 3 = 18

Dividimos entre 3  y nos da… 6.

Así pues, me encuentro en una etapa de moderado optimismo. Es algo que me alegra, porque en las épocas de optimismo desbocado es donde sitúo, precisamente, mis mayores fracasos.

¿Y tú? ¿A cuánto tienes hoy el optimismo?

Anuncios

From → Octubre, Personas

2 comentarios
  1. Bueno, para empezar mi comentario diré que me ha encantado el artículo de Rojas Marcos.
    Creo, bueno mejor dicho sé que alguien optimista puede “salir” con mayor facilidad de una enfermedad que otro que no lo sea.
    Me parece súper acertada y cierta la frase con la que termina el artículo:

    “Antes o después”, prosigue, “todos nos tendremos que enfrentar al dolor y en ese momento nos sentiremos mejor si estamos rodeados de optimistas”.

    También es cierto que contar algo, tener alguien que escuche tus sentimientos en un momento determinado es primordial para poder sentirte mejor. Y, sentirse mejor lleva consigo estar más optimista.

    En cuanto a lo de tus respuestas jajajajajajjaa txikitin, yo ya sabía que responderías así.
    Te mereces mil collejas y sabes que te las daré en cuanto te vea.

    Lo de adelgazar tiene tantas posibilidades como lo de aprobar, es cuestión de ponerle ganas y fuerza de voluntad (más todavía siiii). Por lo tanto haz el favor y ponte un 8

    En lo de contabilizar experiencias y recuerdos positivos…ya te vale!! ahí deberías de poner un 10 porque estoy segura que tus experiencias positivas colonizadas ya y las que están en trámites de colonización superan por muchísimo a las negativas…así es que haz el favor y ponte un 10.

    Para la tercera pregunta, a ver que piense….mejor ponte un 4 porque nosotros (todos ehh no sólo tú y yo) tenemos bastante culpa en muchas cosas que están sucediendo. Valeee no lo llames culpa directa si quieres, pero indirecta bastante. 😉
    Si sumas 8 + 10 + 4 = 22 :3 = 7, 3333333 (periodo). Eso es un NOTABLE
    O sea, que estás en un buen momento optimista 😛 ( y no admite discusión)

    En lo que a mi respecta y siguiendo esas mismas preguntas me salgo del gráfico hacia arriba
    porque cuando pienso en el futuro el 95% de las veces pienso que lo que espero va a ocurrir.
    Tengo varios cientos de recuerdos positivos frente a los negativos (que también hay por supuesto).
    Y en lo de sentirme culpable, pues no es que me sienta culpable pero a veces me puede el pensar que podría hacer mucho más de lo que hago para que todos, o por lo menos los que me rodean a diario, puedan estar mejor.

    Para terminar este, aparentemente, interminable comentario, tengo que decirte txikitin que puedes apuntarte un tanto más a tu optimismo. Sí si, no me mires así de raro. Apúntate el tanto de ser la persona con la que he pasado unos ratos muy divertidos en los que has aumentado mi parte optimista…..gracias!!

    Ufffffffffffff se nota que me ha gustado el tema ehhh
    Es que el optimismo es lo que tiene, que uno se anima a hablar y escribir y no para 😛

    Me ha encantado este post, txikitin. Ahora que ya has vuelto a encender motores no pares y sigue escribiendo con mucho optimismo 😉 😛

    Me gusta

    • Pero qué dirásssss. Si este comentario debería ser un post -quitando las referencias a mí, claro 😛 😛 😛 😛

      Me alegra que te gustase. Ahora ya sabes, te toca escribir optimista tú también 😉

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: