Skip to content

{ 16 – II } [ Firma invitada ] Teresa Ramos y su «La vida es una artista de lo burlesco»

by en 16/02/2014

guizot

Lo que recomiendo para escuchar mientras se lee: http://www.youtube.com/watch?v=9hQAO8QTnG8

Me senté enfrente de él, en nuestros sillones muy cómodos – uno de los legados de mi padre, que murió después de ser tres años de enfermo terminal, le dieron un pronóstico de una semana de vida- .
Tras un tiempo de silencio,  y, por supuesto cigarrillo en mano bien acomodada sin previa reflexión le dije algo así:
“Carlos tenemos dos maneras de vivir cada día, o dejamos la muerte de lado y si viene pues… o vivimos cada día como si no la recordáramos, como si nada nos hubieran dicho, pues así es como deberíamos vivir todos.
Sí, todos a los que sí le han quitado su tiempo, los demás creemos que nos queda muchísimo.
Quedamos ambos tranquilos, tanto es así, que a no ser que se encuentre muy malito y necesitemos la ambulancia, tranquilamente vamos en el autobús a urgencias. Muchas veces me ha llamado al trabajo y me ha dicho allí te espero…, al finalizar he cogido el transporte público y allá que he ido bien a urgencias o  a esa sexta planta que forma parte de nuestra historia cotidiana
Yo, he esperado mi hora de salida y allá que me he ido.
Ni corremos por llegar antes al hospital ni nos lamentamos, sabemos que HAY QUE HACERLO y eso, creo es la responsabilidad… Asumir lo que hay SIN MIEDO.
Lo que espera a Carlos es un fallo multiorgánico o coma.
Ya hecho el testamento vitae y los testamentos.
Tal vez, mañana tenga yo un accidente. Él se queda y yo me voy… La vida es una artista de lo burlesco.
Con estos augurios es absurdo NO VIVIR y así van cuatro años.

pensador

Hablar sobre o desde el optimismo ya es ser optimista, ya es querer ver la tristeza como una realidad que nos lleva hacia dos caminos,

VÍCTIMA O LUCHADOR

Para víctimas tenemos muchas REALES y muchas ficticias.
Luchadores, guerreros que no soldados del ejército.
Luchadores de las 3, 4 o 5 horas de la madrugada que día tras día van a trabajar, que sonríen, y saludan , que saben de amargas lágrimas de sus propios ojos pero quieren tener mucho mas presente, el sonido de sus ricas risas cuando algo casi sin importancia les lleva a sonreír:  mientras disfrutan en un descanso merecido de un cigarrillo, un bocata y el compañero les cuenta lo sucedido en su casa la noche pasada, o la imaginación de creer que son ricos y de nada tienen que preocuparse….
Dejan sus mentes soñar , gozar pero con los pies en el suelo, sabiendo que fulanito tiene a su hermano en hospital grave, o menganito está ayudando a sus padres que la pensión nos les llega, que irán a la manifestación cuando terminen el trabajo.
El optimismo es…. simple, mucho más simple de lo que parece, es aquello que nos lleva a pensar que nada es imposible de soportar, es tan solo que tiene que suceder y tienes que afrontarlo.
Tienes que tratarlo como tal, tienes la responsabilidad de hacerte con ello de manera natural sin más ni menos importancia de la que tiene, y siempre, siempre buscando la lección que te demostrará que no tienes de que quejarte, no, no y no.
La queja nos hunde, no avanzamos con ella, es la SOLUCIÓN en la que tenemos que basar nuestro tiempo, y si no hubiera solución es la ACEPTACIÓN.
La muerte nos acompaña al mismo tiempo que la vida, la salud con la enfermedad  etc  seamos valientes, demos el cara a cara a lo que viene, sin pensar más allá, que del futuro nada sabemos, solo del presente y se instaura en cada momento.
¡¡ MIEDO!! Ése es el que nos ata , seamos sinceros, MIEDO de: no tener, miedo de no ser, miedo de no llegar, miedo de que no nos quieran.
El MIEDOOOOO va unido al victimismo.
Y el cobarde que lucha es el héroe que con MIEDO se enfrenta  y se convierte en HÉROE de su vida.


Muchas gracias, tRamos, por compartir tus visiones sobre el optimismo.

Lo siento, no puedo ser objetiva con Teresa.  Además de ser una trabajadora preocupada porque los “mayores” se sientan “arropados” es, entre otras cosas, una optimista de la vida hasta las trancas. Y tiene un blog Bolboreta laberinto caótico, digno de ser visitado. ;)

Anuncios
6 comentarios
  1. Me ha gustado mucho esa cadena que aparece desde el miedo hasta el pesimismo pasando por el victimismo. ¿También por una cierta falta de amor por uno mismo?

    Mucha gracias por participar, tRamos.

    Me gusta

  2. Muchas gracias Teresa por querer tomar parte de este blog con tu entrada.
    Sé que lo que cuentas es una vivencia muy tuya, y por lo tanto sé lo que este post representa para tí.
    por eso y aunque a alguien le pueda parecer un “sin sentido” lo que expresas, a mi me parece una visión del optimismo más puro.
    Saber que el optimismo debe de ser la actitud, que la vida merece la pena, por muchas desgracias y momentos negros que a lo largo de ella encontremos.

    Mil gracias de nuevo y un beso.

    Me gusta

  3. Tramos, tu concepto de la vida es muy respetable, aun cuando pasas del optimismo al pesimismo tal vez sin darte cuenta.., el vivir sin pensar en el futuro es vegetar en un sentido personal, propio de mis pensamientos, tan simple que es imaginar como será en un futuro próximo la hoja del árbol que empieza a querer salir de su tronco, es ya pensar en el futuro,,, en la vida cotidiana sucede lo mismo, nunca te has puesto a pensar como será tu hijo ya hombre?, las pequeñas cosas de la vida son las que nos dan una razón de vivir. Por otra parte como te digo al principio respeto profundamente tu concepto,,,besos.

    Me gusta

  4. Me ha encantado Teresa como infundes optimismos a todos los “Carlos” que están en situación expectante y pesimista, demostrando que la inteligencia positiva es la mejor vitamina para la salud y bienestar. Debemos poner lo mejor en la defensa de la positividad aunque en nuestro campo llueva insensatez o el terreno de juego sea incierto.
    Un abrazo.

    Me gusta

  5. Me gusta tu razonamiento, Teresa. Me gusta y estoy plenamente de acuerdo en cuanto dices. “No sabéis ni el día ni la hora”, dijo Jesús, pero eso no añade nada nuevo sino que es un mero recordatorio, pues como dices, el certificado de defunción lo traemos en el nacimiento con la fecha en blanco. Por tanto, debemos vivir en plenitud y con optimismo, puesto que la vida es un regalo único e irrepetible y el final, además de incierto, es diferente para cada quien. Quien se deja arrastrar por el pesimismo ya está sufriendo hoy por los padecimientos que posiblemente lleguen mañana o no lleguen nunca. La sabiduría de vivir es saber lidiar cada situación en cada momento y vivir en plenitud en todos ellos.
    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  6. En el plaz de ocho años mi mujer ha perdido a sus dos padres y un hermano por causa del cáncer. Recuerdo que mi suegro, sabiendo la gravedad de su situación, siempre nos decía cuando nos íbamos de viaje: No corráis, a ver si me váis a ganar…

    Evidentemente, mi mujer lo ha pasado muy mal, pero sigue teniendo la sonrisa más bonita del mundo.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: