Skip to content

{ 7 – VII } Haciendo caso a Chaplin

by en 07/07/2013

Hacía unos cuantos días que no asomaba mis narices por aquí. Pero eso no significa que no haya pasado casi todos los días a leer lo que mis geniales compis optimistas han ido dejando escrito.

Muchas y muy buenas noticias positivas que, una vez más, demuestran todo aquello que siempre intentamos reflejar.

Yo, como casi siempre, no traigo ninguna noticia, ni grande ni pequeña. Sólo un pensamiento que me suele gustar practicar a diario (aunque a veces cueste muchísimo).

Hoy me he levantado como siempre de buen humor (es en el transcurso del día donde lo suelo perder, si lo pierdo 😛 ).

Y como soy una especie de “culo inquieto” he decidido intentar salsear con mi ordenador. ¡Sí lo sé! Podéis echaros las manos a la cabeza 😛 pero es que me gusta intentar hacer, aprender cosas nuevas, a riesgo de fastidiar lo que ya está instalado y tener que recurrir a la ayuda de algunas almas caritativas y pacientes que tengo a mi alrededor :).

Resumiendo, que si no puedo hacer de este post una nueva encíclica, os diré que, como en algunas ocasiones me pasa, no he dado con el resultado deseado. He echado mano de un amigo “mente inteligente paciente”, pero ni por ésas (cuando no es, no es y punto).

Al final esa especie de “rabia” por no conseguir algo fácil ha hecho que, de momento, deje de intentarlo. Me he puesto furiosa por mi propia “estupidez” y eso es lo que más me suele hacer perder la sonrisa.

Estaba a punto de mandar todo a tomar viento; el ordenador, el día, mi “mente corriente”, el sol, el domingo…absolutamente todo (cuando me pongo tozuda no hay quien me gane).

Pero me he acordado de una frase que me gusta mucho y que os dejo a continuación. Una frase, en mi opinión totalmente cierta.

Un día sin reír es un día perdido

Porque he dicho muchas veces que, si buscamos bien, todos los días hay algo que nos hace sonreír.

Así es que me aplico el cuento. Sonrío por el día tan maravilloso que tenemos hoy aquí, por esos amigos que están al pie del cañón cuando los necesitas (en momentos rabiosos y en momentos agradables) y por muchas cosas más. Me niego a dar mi día por perdido 😉

Espero que al final del día vosotros hayáis tenido suficientes momentos para no dar el día por perdido 😉

Bruja.

Anuncios

From → Julio

3 comentarios
  1. gmontoya permalink

    He terminado de leer tu nota con una sonrisa en los labios. Gracias.

    Me gusta

  2. Ya somos dos, Gustavo.

    Me gusta

  3. 3! ¡Claro que sí! 😀

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: